Yolanda Andrés

TALLER

BORDADO TIPOGRÁFICO
Con Yolanda Andrés

18 y 25 de septiembre

El bordado, durante décadas considerado como una manualidad antigua, resurge en los últimos años como una expresión artística individual y única primordial para el desarrollo y potencial creativo. Realizaremos un bordado de manera laboriosa y paciente, sumaremos gestos que se repiten y se prolongan en el tiempo.

Aprenderemos las puntadas básicas e intermedias para entrelazarlas y crear maravillosas texturas.
No sólo nos sentaremos a coser, sentiremos que cada puntada nos abrirá un mundo lleno de matices, y tendremos la satisfacción de que lo que estamos realizando es algo único e irrepetible.

Yolanda Andrés [Zamora, 1973]

Creció rodeada de hilos, lanas, cintas, en la mercería que regentaba su madre en el pequeño pueblo de Zamora donde se crió. A los seis años, en el cole, le colocaron un dedal y le enseñaron a bordar; se valoraba, sobre todo, la responsabilidad del deber cumplido, pero Yolanda bordaba a placer, bordaba para hacerse sus manteles, sus “tú y yo”, y se metía en la cama de noche para bordar a escondidas –como quien lee con la linterna bajo las mantas– y hacerle a su madre regalos. Tardes de sol en la calle, en aquellas sillitas bajas de pueblo, bastidor en mano, charlando y bordando con amigas, tías, abuelas, hermanas…

Estudió Bellas Artes en Salamanca (primero se licenció en pintura y después en diseño gráfico) y ha trabajado durante más de una década en publicidad. En 2008, cuando nació la primera de sus tres niños (900 gramos, operaciones, UVI, respiración asistida), estar cerca de ella, en silencio, sin ordenador y sin poder usar productos para pintar, le llevo a retomar los hilos. Empezó haciendo regalos a amigos. Fueron estos y su marido quienes la animaron a seguir.

La técnica que utiliza es la del bordado tradicional con hilos de algodón, de seda… sobre telas de lienzo, lino… Cualquier tela vieja le sirve. Encontrar en el desván una caja con hilos olvidada por las abuelas y varios sacos de lienzo en el granero se convierte en el mayor de los tesoros.

La aguja es, en parte, un ejercicio de memoria de donde surge un mundo de recuerdos, ciervos, máquinas de fotos, sillas y bodegones, flores, cuadros, pero también recoge cualquier cosa que le inspire en el día a día, letras de canciones, librerías.

´Bordar me conecta con una herencia recibida de toda una generación de mujeres, pero sobre todo me ayuda a contar la vida´.

Colabora con marcas como Carolina Herrera, Levis, AD, Traveler, Vogue, Hermes, Museo ABC  o la tienda del Museo Thyssen. En su taller, en el barrio de Lavapiés, trabaja y desarrolla talleres (amenos y divertidos, procura). Además, imparte clases en la Escuela Superior de Diseño (ESD) y en el Instituto Europeo di Design, (IED) en Madrid y en la Universidad de Salamanca. 

Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés
Yolanda Andrés